Testimonio / Soma

Quedarse viuda joven, criar sola a sus ocho hijos o vivir en una región marginada de la provincia norte-céntrica de Sri Lanka (Mananpitiya), no han impedido que las puertas hacia el Comercio Justo se hayan abierto para Soma, gracias a su talento y habilidad para tejer con tejidos naturales y crear cestas, manteles, bolsos u objetos de decoración.

Aún dirigiendo un taller de artesanía donde se vendían productos elaborados por las ancianas de su pueblo, la falta de medios y financiación se traducían en años de pobreza constante que dificultaba satisfacer las necesidades de su familia. Cuando Soma ya había perdido la esperanza en mantener su taller y la tradición de tejidos vegetales hacia las generaciones más jóvenes, se produjo su encuentro con Selyn, un momento decisivo en su vida.

Selyn le ayudó a superar su problema más grande que era la financiación de sus operaciones, reuniendo las materias primas de los pueblos vecinos y entregándoselas gratuitamente. Pero también remodelaron su taller y proporcionaron formación y motivación a las mujeres más jóvenes. Así, la actividad de Soma dio esperanza a la comunidad formada por un gran número de viudas sin recursos que se beneficiaron de los programas iniciados por Soma con la colaboración de la cooperativa Selyn.

Ha sido tal la evolución e impulso que ha vivido el proyecto desde que se inició la colaboración, que en la actualidad los productos se exportan y llegan a países de todo el mundo. Soma tiene sus propios clientes que ha conocido gracias a Selyn y maneja orgullosa sus talleres. Su labor se ha visto además reconocida con el“Premio Presidencial” por lo innovador de sus creaciones y por contribuir al desarrollo de su pueblo.





Fotografías: SETEM

Productos
Grupo productor
País