Testimonio / Luz Evelia Godinez Solano

Productora de café Tierra Madre y socia de AG. Jinotega

Doña Luz es viuda, sacó a sus 7 hijos ella sola gracias a su trabajo. Hoy en día ya son adultos y trabajan; algunos han podido incluso concluir estudios universitarios.

En 1986 recibió una porción de tierra de 3 manzanas durante la Reforma Agraria. Desde entonces ha ido ahorrando y comprando más tierra para poder dejarla en herencia a sus hijos e hijas.

Considera fundamental que las mujeres tengan su propia finca para producir café y así ser dueñas del fruto de su trabajo, tomar decisiones y decidir acerca de sus ingresos

"La tierra da seguridad, nunca la querré vender. Es algo que daré en herencia a mis hijos e hijas para que puedan dar una mejor vida a sus familias.

Hay muchas diferencias entre mujeres y hombres. Los hombres son, vamos a decir, machistas. Dicen si yo tengo esta tierra, es mía. Aunque trabajan juntos, porque la mujer corta café, cocina para los trabajadores y para la familia y cuida de la casa, muchos de ellos a la hora de recoger el dinero, no lo comparten con ellas; no llevan el sustento a la casa y tal vez los niños en la casa no tienen que comer. No todos los hombres comparten.

Hasta ahora que AG ha empezado con reuniones y talleres para los hombres, y están cediendo. Están empezando a ver que el trabajo que hacen las mujeres en la finca familiar es importante y deben reconocérselo y compartir los ingresos de la venta del café, pues son de la familia".
Productos
Grupo productor
País
Luz Evelia Godinez Solano