Testimonio / Johny Josef



En la organización Creative Handicrafts trabajan 40 personas incluyendo el personal de administración, el equipo de profesores de las guarderías y centros de estudios, administración, los responsables de corte y confección, los diseñadores, etc. Además

240 trabajadores son fijos y hay que añadir unas 600 personas más que trabajan como freelance desde casa cuando tenemos pedidos muy grandes y trabajo extra, en particular de diciembre a abril.

“Para mí, el Comercio Justo consiste en ofrecer un medio de vida para mujeres que, de otro modo, estarían en una situación de gran necesidad. Provee dignidad a las mujeres. Llegan a recibir un salario sostenible, a vivir mejor y con dignidad, aunque subrayaría que tendrían que poder vivir aún mejor de lo que les podemos ofrecer. Ese salario sigue siendo poco, sigue siendo de subsistencia. Mejora sus vidas, reciben ventajas para sus hijos, su propia formación, pero deberíamos poder hacer más aún. No considero que viven lo suficientemente bien. Pueden proveer educación a sus hijos y no tener hambre” nos explica Johny.

De hecho el Comercio Justo está ofreciendo oportunidades a personas que sino estarían fuera del mercado económico tal y cómo funciona hoy.

Desde la perspectiva de Creative Handicrafts, el principal reto es lograr incrementar el grado de conciencia, tanto en occidente como en India. La ausencia de explotación infantil debería de ser la norma en la relación comercial.

“Otro importante reto” añade Johny, “es que la gente necesita empleo y se está siendo cada vez más complicado ser competitivo en el mercado. En occidente, particularmente, la gente quiere un Comercio Justo pero también quiere comprar productos baratos. Es incompatible, no se puede tener las dos cosas. Todos queremos rebajas pero la gente debería estar preparada para pagar más. Es la única manera.”






Fotografías y Texto: SETEM


Texto: Garments
Productos
Grupo productor
País