Testimonio / John Kanjagaile

En el mercado convencional de café, el precio al que vendemos nuestras cosechas depende de las fuerzas de la oferta y la demanda a nivel global sin tener en cuenta los costes de producción. En el Comercio Justo hay un precio mínimo que siempre supera los costes de producción más una prima social.

A veces ocurre que el precio que se paga por el café del mercado convencional es mayor que el del Comercio Justo. Sin embargo, gracias a nuestra organización democrática interna, los pequeños productores nos mantenemos unidos porque sabemos que el mercado de Comercio Justo nos da garantías a largo plazo.

La prima social del precio del Comercio Justo nos permite construir escuelas, centros de salud e invertir en otras mejoras sociales.

Actualmente sólo podemos vender en el mercado del Comercio Justo entre el 25 y el 27 por ciento de nuestra cosecha, si pudiéramos llegar al 60% podríamos mejorar las casas en las que vivimos, la ropa con la que nos vestimos y pagar la educación de muchos más niños.

Un beneficio muy importante del Comercio Justo para nosotros es que participamos directamente en la comercialización del café en Europa lo que nos permite aprender mucho más y tener contactos para intentar aumentar nuestras ventas. El Comercio Justo es un modelo de organización para las pequeñas organizaciones de productores porque les está demostrando que estando unidos pueden competir con grandes multinacionales y obtener beneficios para invertirlos en sus comunidades.
Productos
Grupo productor
País
John Kanjagaile