Testimonio / Hadas Lahav

Comenzamos con la elaboración y producción de aceite de oliva en el pueblo de Majd al-Krum y establecimos contacto con agricultores árabes, productores de aceite de oliva entre otras cosas, para el mercado local y más tarde para el internacional. Hemos ido creciendo poco a poco, añadiendo nuevos productos. Por medio de la Organización Mundial de comercio solidario hemos empezado a exportar y ahora tenemos el reconocimiento de “Exportador de excelencia”.

El Comercio Justo significa mantener la calidad, unas condiciones buenas de producción y de trabajo para las personas y para el medioambiente. Por otro lado, todos los beneficios que derivan de la actividad vuelven a la comunidad donde ésta se lleva a cabo. En nuestro caso se destinan, siguiendo nuestro principio fundacional, al desarrollo de la agricultura árabe en Israel y la mejora del status de las mujeres árabes.
Grupo productor
País
Hadas Lahav