Testimonio / Florindiena Faro

Florindiena Faro es una encantadora mujer que un buen día decidió dejar su casa en Ciudad del Cabo y trasladarse a la Costa Oeste para reiniciar su vida. Florindiena, de 37 años, es supervisora en Khoisan, empresa que produce, de forma tradicional, sal marina rica en minerales, pura, natural y sin refinar.

Fue criada por sus tíos en Ravensmead en Ciudad del Cabo y a los 14 años decidió trasladarse a Veldrift, una pequeña ciudad rica en sal a 140 Km en la Costa Oeste. Durante el primer año no consiguió encontrar trabajo hasta que entró a trabajar en Khoisan. “Fue mi primer trabajo”, dice.

La compañía Khoisan emplea únicamente a personas de la comunidad local, que es una zona que ha sufrido bastante económicamente por los recortes de la industria pesquera. Khoisan es una empresa certificada con el sello Internacional de Comercio Justo.
Florindiena lleva 13 años trabajando en Khoisan. Entró a trabajar como trabajora de base y hace 3 años fue ascendida a supervisora y fue en ese momento cuando se enteró de la existencia del Comercio Justo.

Dice que su vida se ha enriquecido gracias a los talleres de superación que le proporcionan en el trabajo. Los sueldos de las personas que imparten los talleres, las becas, los cursos de gestión y otros temas como el VIH/Sida p la salud femenina los paga el Fondo de Comercio Justo, que desde su creación ha proporcionado importantes beneficios a los trabajadores.

Florindiena dice: “Podemos utilizar para otra cosa, el dinero que nos ahorramos en la formación. Además los trabajadores que estén interesados pueden solicitar préstamos para continuar sus estudios superiores. También se nos anima a sacarnos el carné de conducir, ya que la empresa paga todos lo gastos”

Además del apoyo financiero, los trabajadores tienen cursos de preparación generales, como de capacitación en computación, elaboración de presupuestos, sobre el VIH/SIDA y la salud de las mujeres. Florindiena ha asistido a cursos de gestión para apoyarla en su papel como supervisora. "Una cosa que puedo decir es que no se nos trata de manera diferente porque ser trabajadores de la fábrica. Nos tratan como iguales", dice ella.

Florindiena está completamente integrada en la comunidad de Veldrift en la que lleva viviendo 14 años. Es madre de Chrisandré, una niña de 9 años, y posee una casa en Noordhoek, un barrio a las afueras de Veldrift. En este momento y en un futuro inmediato su objetivo es mejorar su casa para mejorar su vida y la de su hija.
Florindiena Faro