Productor / SOPACDI

SOPACDI nació en 2008 en la región de Kivu, al noreste de Congo, con el fin de dar un nuevo impulso a la población rural, duramente marcada por la cruenta guerra civil que azotó el país. Debido a la inseguridad, la crisis económica y los desplazamientos de la población después del terrible genocidio en Ruanda y la guerra civil en Congo, la cultura de café en esta región ha desaparecido prácticamente.

El conflicto en Ruanda provocó una gran desestructuración del sector del café. Los productores estaban forzados a vender su café verde a contrabandistas, bajando poco a poco la calidad y entrando en un círculo vicioso. Esto provocó que el café con denominación de origen “Kivu”, uno de los cafés africanos más exquisitos,
desapareciera en 20 años.

En este contexto de conflicto inter-étnico, parece inconcebible unir los 3800 productores de SOPACDI, con orígenes e idiomas diferentes, en un proyecto común: mejorar la vida de su comunidad gracias a la cultura del café.

Las mujeres son las primeras victimas de esos conflictos: las violaciones usadas como arma de guerra fueron denunciadas con regularidad. Muchos hombres murieron en la lucha y otros emigraron. Las mujeres y los niños se quedaron sin recursos, y las viudas tuvieron que mantener la cultura de los cafetos.

Por eso, el 20% de los productores de SOPACDI son mujeres y la prima está dedicada a ellas para financiar proyectos comunitarios propios a sus actividades (como tienditas o molinos para hacer harina de yuca) y en el funcionamiento de la cooperativa, tienen el mismo poder que los hombres.

SOPACDI demuestra que es posible superar los desacuerdos y tensiones fomentados por los conflictos interétnicos. La unión hace la fuerza, sea cual sea la etnia: el café es clave para un futuro mejor.
Productos
País