Guía en 3 pasos

Una de nuestras actividades cotidianas es ir de compras, consumir. Pero nuestro consumo en la mayoría de las ocasiones no toma en cuenta las repercusiones para el medio ambiente y las personas que habitan el planeta.
Nosotros, los consumidores, somos las personas más poderosas del mundo. Lo que compramos o dejamos de comprar dirige las decisiones de todos los gobiernos y corporaciones del mundo. Nuestro dinero es votos, y cada producto que compramos es un mensaje enviado.
Conviértete en un consumidor responsable, en tan sólo tres pasos:

Pregúntate


A la hora de comprar algo pregúntate: "¿realmente lo necesito?".
La mayoría de las compras que hacemos son deseos y no verdaderas necesidades. Pregúntate ¿es esto una compra compulsiva?, ¿cuántos tengo ya?, ¿cuándo lo voy a usar?, ¿cuánto me va a durar?, ¿hay algo que yo posea que pueda reemplazarlo?, ¿podría pedirlo prestado?

Lee la etiqueta


Cuando compres un producto pregúntate:

- Quién lo ha hecho: detrás de cada producto está la persona que lo ha hecho. Es importante que nos preguntemos quién lo ha hecho, en qué condiciones…Detrás de muchos productos se esconden historias de explotación y en cambio detrás de otros productos hay historias de trabajo digno, igualdad, respeto… En las tiendas de Comercio Justo te pueden informar de qué organización ha elaborado cada producto y de qué forma se benefician las personas que lo han elaborado.

- Cómo se ha hecho: el proceso de elaboración de un producto es vital para el medioambiente, ya que puede tener grandes impactos negativos. Los productos de Comercio Justo se elaboran de forma respetuosa con el medioambiente

Reusa, reusa y reusa


Segunda mano, reutilizar, intercambiar, y reparar son clave. También haz un buen mantenimiento de las cosas y cuando acabe la vida útil de un producto, ten en cuenta las posibilidades de reciclar los materiales de los que está hecho.

¿Quiéres saber más?